MISIÓN

Nuestra historia

Después de graduarme en Diciembre de 2010 de la Universidad de Whitworth y la Universidad de Washington State con una licenciatura en Enfermería, trabaje como maestro sustituto en una escuela primaria privada, mientras buscaba y oraba acerca de lo que Dios quería que haga.

No tenia paz en solo conseguir un trabajo de enfermería, por temor a que nunca seria obediente al llamado de Cristo/ deseo que siempre sentía de servir al Señor en Latino America. Recuerdo haber leído en el ultimo año de la universidad, un libro escrito por un graduado de Whitworth – y sentía que él escribió las palabras que fluían de mi corazón. –“¿Cómo podría yo comenzar a recorrer un camino que me podría conducir a una serie de puestos de trabajo y deudas cargosas y decisiones basadas en lo que se tiene que hacer, en lugar de lo que crees? Me sentí como que tenía que comprometerme a todo o nada, porque soy tan débil y perezoso que si yo no me comprometía por completo al servicio del Todopoderoso, si no fuera caracterizado por una bata incomoda, sin bolsillos para guardar nada, entonces yo estaba destinado a un conformismo constante”– La vida de servidumbre y ser discípulo de Cristo es posible en América del Norte como lo es en América del Sur … últimamente era el deseo de mi corazón ir a America del Sur. Después de buscar consejo, orar, y buscar oportunidades, he optado por creer que Dios me estaba dando pasión, alegría y paz en mudarme a América del Sur por una razón, que solo El sabia. Últimamente, cuando se trataba de un trabajo de emergencias en Colorado Springs o trabajar en un hospital de misiones rurales en Cochabamba, Bolivia-mi corazón era sólo contento con este último.

En junio de 2011, me trasladé a Bolivia y tome una posición voluntaria en Hospitales de Esperanza de trabajo a tiempo completo como enfermera quirúrgica y ayudando a coordinar una casa de huéspedes que recibió voluntarios médicos a corto plazo de América del Norte y Europa. Pasé un año creciendo en comunidad con el personal del hospital, organizando clínicas médicas rurales, y ayudando en innumerables cirugías. Durante ese tiempo, una querida amiga, Rachel y yo nos dimos cuenta de una población de hombres y mujeres jóvenes que viven en las calles de la ciudad, adictos a la inhalación de pegamento y al alcohol (los Cleferos). Nuestros corazones se rompieron para este grupo que es lo despreciado en la sociedad. Todos los viernes por la tarde, y cualquier momento que teníamos libre, íbamos a la plaza en la que vivían, llevando alimentos y materiales médicos, predicando la palabra, orando, y sobre todo conociendo a estas personas que se convirtieron en amigos muy queridos para nosotras. Se hizo más claro para mí vida que aunque practicaba la medicina en pacientes sedados en una sala de operaciones era buena, no era un ambiente en el que podía hablar de la verdadera cura en la vida, presentarles al único que realmente puede sanar. Después de un año de trabajo en el hospital, Rachel y yo nos mudamos al centro de la ciudad y trabajamos a tiempo completo con los “Cleferos.” Vimos como niño tras niño de las madres adictas nacían en una vida de la calle. Ahí es donde Talita Cumi nació en mi corazón. Más que 3 años después, después de haber aprendido lo que es fracasar en mi propia fuerza vez tras vez, Dios ha abierto esta puerta. Si usted esta interesado en leer mas acerca del proceso que Dios uso para confirmar la apertura de Talita Cumi, haz clic aquí..

Misión

Talita Cumi existe para adorar a Jesucristo, compartiendo Su amor, enseñando Su Palabra, y cuidando a Sus hijos a través de la provisión de sus necesidades físicas, emocionales, educativas y espirituales.

Visión

En Talita Cumi somos llamados a ser un hogar lleno del poder del Espíritu Santo enfocado en la crianza de niños en la luz radiante de Cristo. Un lugar en el que los niños pueden conocer y experimentar a Jesús a través de la familia, a través del amor, a través de la educación, a través de la oración, de la escritura, la libertad y la alegría! Este es el primero de muchos hogares, esperamos tener- proveyendo un refugio para aquellos niños esperando la liberación de sus padres de la cárcel, o la adopción de sus nuevas familias. Nuestra visión es que nuestro ministerio ofrece un verdadero testimonio del Evangelio y del Cristo resucitado, y que nuestro servicio glorifica al Señor en toda Su majestad.